Entrevista a Claudio Rico

  1. ¿Cómo descubriste tu talento? ¿Cuál fue el primer personaje conocido que imitaste?

Descubrí que podía imitar de chico. Imitaba a Sandro, tenía unos 6 años. Era mi ídolo. Pero todo hasta ahí era un juego para hacer reír a mis papás, tíos, primos en alguna Navidad o fin de año.

Después volvió a relucir en el secundario, imitando a  algunos profesores, incluso a un vice rector, donde eso casi me cuesta la expulsión del colegio en 5to año. Ahí los personajes eran Neustadt, Alfonsín, Chirolita, Caputo, Cavallo, etc.

  1. ¿Cómo buscás o encontrás la Voz de las personas que imitás?

Miro videos, transcribo 1 o 2 minutos de lo que dice el personaje. Luego, con auriculares escucho ese párrafo y lo repito grabándome. Y después comparo y me escucho. Primero, busco la cadencia y musicalidad en la manera de hablar. Después, busco el tono. Una vez encontrado esto repito el texto muchas veces hasta que suene parecido. Después, ya le pongo mi propio texto y mi interpretación. Cuando siento que el personaje va saliendo, lo pruebo en casa con mi esposa e hijos ¡que son muy críticos! Luego lo pruebo en alguna reunión de amigos, después en un evento y finalmente ¡va al aire!

  1. ¿Entrenás o entrenaste tu voz para esto?

¡Nunca entrené! Fue algo innato. Hasta que cuando fui profesionalizándome y teniendo más trabajo, comencé a tener problemas con mi voz. Ahí empecé a consultar con otorrinos y fonoaudiólogos. Y hacía ejercicios hasta recuperar la voz y luego lamentablemente dejaba y volvía a castigar mis cuerdas vocales con trabajo, sin técnica, lo que les provocó un daño por hiperfunción. Ahora asustado me doy cuenta de lo importante que es el entrenamiento, la higiene vocal y una buena técnica vocal.

  1. ¿Tenés alguna preferencia o facilidad para imitar voces graves o agudas?

¡No tengo preferencias por agudos o graves! Paso por todos los tonos que los personajes requieran. No busco un agudo o un grave. Busco que el personaje salga.

  1. ¿Qué  recomendación harías para los que quieran dedicarse a esto?

Mi recomendación es que si un jugador de fútbol entrena toda la semana para jugar un partido, nosotros, los que usamos la voz, también debemos entrenar para no lesionarnos y poder jugar de titulares en todos los partidos.

  1. ¿Algo que quieras agregar?

Disfruten de su voz con responsabilidad, es un tesoro que debemos cuidar y que valoramos solo cuando la disfonía nos visita y tememos que se quede a vivir con nosotros. Como a veces le hemos dicho a alguna pareja: no puedo vivir sin “Voz”.

0
  Entradas relacionadas
  • No related posts found.

Add a Comment